ANTES QUE ABRAHAM FUESE YO SOY

25.05.2021

"Abraham vuestro padre se gozó de que había de ver mi día; y lo vio, y se gozó. Entonces le dijeron los judíos: Aún no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham? Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy." (Reina Valera, 1960.) 


:: Descargar el tema en PDF :: 


Los orígenes divinos de Cristo están presentados en la Sagrada Escritura con sólidos fundamentos.

Pero, no nos referimos a su condición de la humanidad, sino que se remontan al cielo.

Sin embargo, muchos mal entienden esos orígenes, y aquí vamos a analizar algunos pasajes que han sido entendidos ofreciendo una interpretación tendenciosa hacia una línea de pensamiento que ha estado por cientos de años.

Muchos interpretan a Juan 8:58 cuando Cristo afirmó ser el "Yo Soy", para apoyar una Trinidad en la Biblia.

Analicemos el pasaje de Juan 8:58.

EL YO SOY DE JUAN 8:58.

Leamos el pasaje,

JUAN 8:56-58. "Abraham vuestro padre se gozó de que había de ver mi día; y lo vio, y se gozó. Entonces le dijeron los judíos: Aún no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham? Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, yo soy." (Reina Valera, 1960.)

La frase "yo soy" en Juan 8:58 proviene de dos palabras griegas egō y eimi.

Las definiciones del Diccionario James Strong son:

  • Egō = Yo (solo se expresa cuando es enfático): "Yo, yo".
  • Eimi: Yo existo (usado sólo cuando es enfático); por ejemplo, "Soy, he sido; "Soy yo, era yo".

¿Cómo se esperaría que Jesús respondiera a este comentario?

  • "Entonces le dijeron los judíos: Aún no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abraham?" (Juan 8:57).

Sin saber que Jesús existió antes de Abraham, los fariseos están diciendo: "¿Cómo pudiste haber visto a Abraham?, porque aún no tienes 50 años."

Dado que las palabras griegas para "Yo soy" también significan "existo" o "existí", ¿cuál es la traducción y respuesta más adecuada?

Muy simple, que Él existió antes que Abraham.

Observemos las dos posibilidades,

  • "Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, Yo soy". (Juan 8:58).
  • "Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuera, Yo existía." (Juan 8:58.)

Si Jesús hubiera expresado la idea de la primera opción, hubiera generado de inmediato la siguiente interrogante: ¿Que tú eres qué?

Pero eso, nunca sucedió.

Ambas son traducciones válidas, obvio, pero la mayoría de las traducciones de la Biblia están de acuerdo con la última, de hecho, ¡con razón!

Veamos muchas traducciones que no tuvieron problemas para que tomaran la segunda opción.

Dios Habla Hoy-Juan 8:58. "Jesús les contestó: Les aseguro que Yo existo desde antes que existiera Abraham."

Biblia La Palabra-Juan 8:58. "Jesús les respondió: Os aseguro que antes de que Abrahán naciera, existo Yo."

Nueva Versión Internacional-Juan 8:58. "Ciertamente les aseguro que, antes de que Abraham naciera, ¡Yo soy!"

Peshitta (Nuevo Testamento)-Juan 8:58. "Jesús les contestó: De cierto, de cierto les digo: Antes de que Abraham existiera, Yo soy."

Biblia de Jerusalén 1975 -Juan 8:58. "Jesús les respondió: En verdad, en verdad os digo: antes de que Abraham existiera, Yo Soy."

Vulgata (Torres Amat)-Juan 8:58. "Les respondió Jesús: En verdad, en verdad os digo, que antes que Abrahán naciera, Yo existo."

Traducción Lenguaje Actual-Juan 8:58."Jesús les dijo: Les aseguro que mucho antes de que naciera Abraham ya existía Yo."

Biblia Nácar-Colunga 1944-Juan 8:58. "Respondió Jesús: En verdad, en verdad os digo: Antes que Abraham naciese, era Yo."

Textus Receptus-ΙΩΑΝΝΗΝ 8:58. "ειπεν αυτοις ο ιησους αμην αμην λεγω υμιν πριν αβρααμ γενεσθαι εγω ειμι."

La Biblia Viviente (en inglés)-Juan 8:58. "¡La verdad absoluta es que Yo existía antes de que naciera Abraham!"

El Nuevo Testamento en el lenguaje de hoy, ed. De 1964, William F. Beck-Juan 8:58. "Yo existía antes de que Abraham naciera."

New Believers Bible, New Living Translation, (1996)-Juan 8:58. "Jesús respondió: ¡La verdad es que Yo existía antes de que Abraham naciera!"

El Evangelio Conciso y los Hechos, C.J. Christianson, (1973)-Juan 8:58. "Yo existía incluso antes de que naciera Abraham."

Nueva Biblia simplificad-Juan 8:58. "Jesús dijo: Les digo la verdad, Yo existía antes de que naciera Abraham."

Una Traducción Americana, Smith y Goodspeed, (1939)-Juan 8:58. "Jesús les dijo:" ¡Les digo que Yo existía antes de que naciera Abraham!"

El Nuevo Testamento en el Lenguaje del Pueblo, Charles B. Williams, (1937)-Juan 8:58. "Entonces Jesús les dijo: Les digo muy solemnemente que Yo existía antes de que naciera Abraham."

Nuevo Testamento, Noli, M.F.S., (1961)-Juan 8:58. "Jesús les respondió: Bueno, bueno, les digo, Yo existía antes de que naciera Abraham."

El Nuevo Testamento Original, H.J. Schonfield, (1956)-Juan 8:58. "Les digo con certeza que Yo existía antes de que naciera Abraham."

El Nuevo Testamento de Nuestro Señor y Salvador Jesucristo, George Swann, (1947)-Juan 8:58. "Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo, Yo existía antes de que naciera Abraham."

El Nuevo Testamento Clarificado, P.G. Parker-Juan 8:58. "Jesús respondió, antes de que Abraham existiera, Yo existía."

Los Documentos del Nuevo Testamento, G.W. Wade, (1934)-Juan 8:58. "Jesús les dijo: En verdad les digo que antes de que Abraham naciera, Yo existía."

The Complete Gospels Annotated Scholars Version, Miller, (1992)-Juan 8:58. "Yo existía antes de que hubiera un Abraham."

La Biblia, una Nueva Traducción, Dr. James Moffatt, (1935)-Juan 8:58. "De cierto, de cierto os digo, dijo Jesús, Yo he existido antes de que naciera Abraham."

El Nuevo Testamento de Sharpe (1881)-Juan 8:58. "Yo era antes de que Abraham naciera."

Traductores internacionales de la Biblia, (1981)-Juan 8:58. "Jesús les dijo: Les digo la verdad: ¡Yo vivía antes de que naciera Abraham!"

The Simple English Bible, (1978)-Juan 8:58. "Jesús les dijo: Les digo la verdad: Yo vivía antes de que naciera Abraham."

Los cuatro Evangelios y la Revelación, Richmond Lattimore, (1979)-Juan 8:58. "De cierto, de cierto os digo que Soy de antes de que naciera Abraham."

El Nuevo Testamento, Kleist & Lilly, (1956)-Juan 8:58. "Les digo la pura verdad. respondió Jesús, Yo estoy aquí - estaba antes de Abraham."

El Nuevo Testamento, George Rh. Noyes, D.D., "Profesor de hebreo y otras lenguas orientales y profesor Dexter sobre literatura bíblica en la Universidad de Harvard", (1869)-Juan 8:58. "Jesús dijo, de cierto os digo que desde antes de que Abraham fuera, Yo he sido".

LOS ORÍGENES DE CRISTO.

  • "Antes que Abraham fuese, Yo soy" (Existo antes)
  • "Yo soy de arriba" v. 23. (Yo soy de antes...)

JUAN 8:58-59. "58. Jesús les dijo: 'De cierto, de cierto os digo: Antes que Abraham fuese, Yo soy.' 59. Tomaron entonces piedras para arrojárselas; pero Jesús se escondió y salió del templo; y atravesando por en medio de ellos, se fue." (Versión Reina Valera, 1960.)

¿Qué quiso decir Cristo al decir que "Él era de arriba"?

Muy simple, que Él existía antes que los judíos.

Notemos por qué Él fue ANTES que Abraham.

Cristo nació en el cielo, de Dios; por tanto, del Espíritu, pues Dios es Espíritu (Juan 4:24; 6:63), en un tiempo indefinido para la mente humana y angelical (Proverbios 8:12, 22-25; Miqueas 5:2; 1ª Corintios 1:24), y por eso es el "Hijo de Dios" (Mateo 26:63, 64).

PROVERBIOS 8:12, 22-25. "Yo, la sabiduría, habito con la cordura, y busco el conocimiento y la discreción... El eterno me poseía en el principio de su obra, antes de sus obras más antiguas. Desde la eternidad fui establecida, desde el principio, antes de la tierra. Antes de los océanos fui engendrada, antes que los manantiales de agua, antes que los montes fueran fundados, antes de los collados fui engendrada. No había aún hecho la tierra, ni los campos, ni el principio del polvo del mundo. Cuando él formaba los cielos, allí estaba yo, cuando señalaba el horizonte sobre la faz del gran mar, cuando condensaba las nubes en la altura, y las fuentes del profundo mar, cuando fijaba al mar su estatuto, para que el agua no pase de su límite, cuando establecía los cimientos de la tierra. Con él estaba ordenándolo todo, fui su delicia todos los días, ante él solazándome en todo tiempo. Me regocijo en su mundo habitable, y me deleito con los hombres." (Proverbios 8:12, 22-31; NRV.)

La Sabiduría fue engendrada de Dios.

¿Qué dice la Sagrada Escritura sobre quién es la Sabiduría de Dios?

1°CORINTIOS 1:24. "Pero para los llamados, así judíos como griegos, Cristo es el poder de Dios, y la Sabiduría de Dios." (NRV.)

LUCAS 11:49. "Por eso la sabiduría de Dios también dijo: Les enviaré profetas y apóstoles; y de ellos, a unos matarán y a otros perseguirán."

Si en Proverbios 8, al hablar de la Sabiduría (la cual es gramaticalmente hablando una palabra femenina, por eso ella dice que fue engendrada y no engendrado), se informa que Yahweh la poseía en el pricipcio, y luego nos dice que ella fue engendrada, es decir, que nació, antes de las obras de Dios (Proberbios 8:22); y eso indica, obviamente, que ella es procedente de Dios.

La palabra usada para engendrada en Proverbios 8, en el idioma hebreo, aparece en el Diccionario Strong con el número 2342, y es el vocablo kjul, y viene de kjil, y quiere decir "salida", de "parto" o "dar a luz".

En Juan 16:27, 28 Cristo dice que él "salió" de su Padre.

Veamos,

JUAN 16:27-28. "Porque el mismo Padre os ama, ya que vosotros me habéis amado a mí, y habéis creído que yo salí de Dios. Salí del Padre, y he venido al mundo. Otra vez dejo el mundo, y vuelvo al Padre." (NRV.)

El Trayer's NT Greek Lexicon dice que "salí", en su original del idioma griego, es exercomai, y quiere decir "salir, de nacimiento".

Otro pasaje que habla del nacimiento del Hijo de Dios en la eternidad pasada es Miqueas 5:2.

Observemos,

MIQUEAS 5:2. "Pero tú Belén Efrata, pequeña entre los millares de Judá, de ti saldrá el que será Señor en Israel. Sus orígenes son desde el principio, desde los días de la eternidad." (NRV.)

MIQUEAS 5:2. "Y tú ¡oh Betlehem llamada Efrata!, tú eres una ciudad pequeña respecto de las principales de Judá; pero de ti me vendrá el que ha de ser dominador de Israel, el cual fue engendrado desde el principio, desde los días de la eternidad." (Versión Católica Torres Amat.)

La palabra usada en el idioma hebreo para "salida", es el vocablo motzaá (#4163), y significa: "orígenes", "descendiente

familiar", "salida".

La Nueva Reina Valera lo ha traducido como "orígenes".

Preguntamos, ¿cómo puede tener Cristo "orígenes", "desde... la eternidad", como lo indica Miqueas 5:2, y no tener un "comienzo" en la eternidad?

JUAN 1:1-2."En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios." (Reina Valera, 1960.)

JUAN 1:1-2."En principio estaba el Verbo, y el Verbo estaba con el Dios, y el Verbo era Divino. Este era en el principio con el Dios." (Biblia Versión Restaurada.)

Jesús dijo,

"Yo soy"; en griego es εμι γώ (egó eimí), que es el presente continuo, y quiere decir, "Yo soy", o "Yo existo".

Veamos varias versiones.

EL USO DEL VERBO EIMÍ.

Pablo lo usó muchas veces,

HECHOS 26:29 ("...tal cual Yo soy..."; del gr. εμι γώ; egó eimí).

ROMANOS 7:14 ("...Yo soy...").

1°CORINTIOS 15:9 ("...Yo soy...").

1°Timoteo 1:15 ("...Yo soy...").

También lo usó el ciego que fue sanado, en Juan 9:9; él dijo, "Yo soy" (del gr. εμι γώ; egó eimí).

Pero, nunca se le adjudica a Pablo o, al ciego de nacimiento, que sean parte de una Deidad, o de una Trinidad.

¿Por qué?

Porque egó eimí (Yo soy, Yo existo), dependiendo siempre del contexto inmediato, era de uso común y no reservado solo para la Deidad o Dios.

CONCLUSIÓN.

Sin embargo, los judíos entendieron que Jesús le estaba dando un enfoque especial, y ligado a una antigüedad no humana, y es por eso que ellos entendieron que se estaría pasando de la línea, al pretender ser el Hijo de Dios, el "Mesías" esperado; y eso fue rechazado por ellos.

Cristo, al ser el Hijo literal de Dios, nacido en la eternidad, pues, obviamente, es pre-existente a Abraham, y a todos los profetas; también es pre-existente a Juan el Bautista.

Juan el Bautista nació 6 meses antes que Cristo, pero, Juan dijo,

"...el cual es ANTES de mí; porque era PRIMERO que yo." -Juan 1:27, 30.

Juan 8:23, dice que Cristo es de arriba; habla de antiguedad.

Observemos las siguientes declaraciones,

MATEO 11:27. "Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre; y nadie conoce al Hijo, sino el Padre, ni al Padre conoce alguno, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo lo quiera revelar."

"El Padre era MAYOR que el Hijo porque fue PRIMERO. El Hijo era IGUAL al Padre porque RECIBIÓ todas las cosas del Padre." -Review and Herald, 4 de Enero de 1881.

"El Soberano del universo no estaba solo en su obra benéfica. Tuvo un compañero, un colaborador que podía apreciar sus designios, y que podía compartir su regocijo al brindar felicidad a los seres creados. "En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. Este era en el principio con Dios". Juan 1:1-2. Cristo, el Verbo, el Unigénito de Dios, era uno solo con el Padre eterno, uno solo en naturaleza, en carácter y en propósitos; era el único ser que podía penetrar en todos los designios y fines de Dios." -Exaltad a Jesús, pág. 44, párr. 4.

Observamos que Elena G. de White aplica Juan 8:58 a Cristo y lo relaciona con Éxodo 3:14-15.

Notamos que Éxodo 3:14-15 es donde aparece la expresión dada a Moisés: "Yo Soy el que Soy", de donde surge el nombre Jehová, Yehová, Yahweh, o la variente que Ud. acepte.

Preguntamos, ¿es Cristo Yahweh? Y si lo es, ¿en qué sentido?

Si lo relacionamos, ¿conduce esta posición a la teoría "Jesús solo", una misma y única persona actuando con distintos roles?

Esta conexión plantea cierta incógnita que ponderaremos.

Elena G. de White relaciona al Gran Yo Soy con Cristo, pero lo hace con más escrituras para aplicárselo a Dios el Padre.

"YO SOY significa una presencia eterna. El pasado, el presente y el futuro son iguales para Dios. El ve los acontecimientos más remotos de la historia pasada y el futuro lejano con una visión tan clara como nosotros vemos las cosas que suceden diariamente. No sabemos lo que está delante de nosotros, y si lo supiéramos, no contribuiría a nuestro bienestar eterno. Dios nos da una oportunidad de ejercitar la fe y confiar en el gran YO SOY.... Nuestro Salvador dice: 'Abrahán vuestro padre se gozó de que había de ver mi día; y lo vio y se gozó". (Vers. 56.) Quince siglos antes de que Cristo dejara sus atavíos reales, su corona real y dejara su puesto de honor en las cortes celestiales, asumiera la humanidad y caminara entre los hijos de los hombres, Abrahán vio su día, y se alegró. Entonces le dijeron los judíos: Aún no tienes cincuenta años, ¿y has visto a Abrahán? Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Antes que Abrahán fuese, Yo Soy.' (Vers. 57-58.)" -Elena G. de White, A Fin de Conocerle, pág. 14, párr. 2.

"Ya los juicios de Dios están en la tierra, según se ven en tempestades, inundaciones, tormentas, terremotos, peligros por tierra y mar. El gran Yo Soy está hablando a los que anulan su ley. Cuando la ira de Dios se derrame sobre la tierra, ¿quién podrá subsistir? Ahora es cuando los hijos de Dios deben mostrarse fieles a los buenos principios. Cuando la religión de Cristo sea más despreciada, cuando su ley sea más menoscabada, entonces deberá ser más ardiente nuestro celo, y nuestro valor y firmeza más inquebrantables. El permanecer de pie en defensa de la verdad y la justicia cuando la mayoría nos abandone, el pelear las batallas del Señor cuando los campeones sean pocos, ésta será nuestra prueba. En este tiempo, debemos obtener calor de la frialdad de los demás, valor de su cobardía, y lealtad de su traición. La nación estará de parte del gran caudillo rebelde." -Elena G. de White, Testimonies, Vol. 1, pág. 127, párr. 4.

"Dios ha existido siempre. Es el gran 'Yo Soy.' El salmista declara: 'Antes que naciesen los montes y formases la tierra y el mundo, y desde el siglo y hasta el siglo, tú eres Dios.' (Salmos 90:2.) Él es el alto y sublime que habita en la eternidad. El mismo afirma: 'Yo Jehová, no me mudo.' Con él no hay cambio ni sombra de variación. Él es 'el mismo ayer, y hoy, y por los siglos.' Es infinito y omnipresente. Ningún lenguaje humano puede describir su grandeza y majestad."-Elena G. de White, Medical Ministry, pág. 92; La Fe Por La Cual Vivo, pág. 44, párr. 3.

"En el proceso de persecución de Israel el gran ejército de Egipto se aventuró a cruzar el mar por la misma senda que transitaron los hebreos. Una oscura nube se encontraba delante de ellos; con todo, prosiguieron su camino. Cuando todo el ejército- 'los carros y la caballería y todo el ejército de Faraón'-estuvo en el lecho mismo del mar, el Señor dijo a Moisés: 'Extiende tu mano sobre el mar'. Israel había pasado sin mojarse los pies, pero oía los gritos del ejército perseguidor. Cuando Moisés extendió su vara sobre el mar, las aguas que habían permanecido como una gran muralla fluyeron en su curso natural. No escapó ni uno de todo aquel vasto ejército de egipcios. Todos perecieron en su determinación de cumplir su propia voluntad y rechazar los caminos de Dios. Aquella ocasión señaló el fin de su tiempo de gracia. Así también ocurrirá con todo grupo que rechace la luz que Dios nos da y persista en seguir un curso de acción que invalide la ley del que es el supremo gobernante sobre todo otro rey; sobre todo poder mundanal que se oponga a la ley del supremo gobernante del universo y exaltándose a sí mismo se oponga a la expresa voluntad del gran Yo Soy."-Elena G. de White, Ms 35 de 1906; Cristo Triunfante, pág. 108, párr. 6.

"La historia que el gran Yo Soy ha trazado en su Palabra, uniendo eslabón con eslabón en la cadena profética, de la eternidad pasada a la eternidad futura, nos dice dónde estamos hoy en el transcurso de los siglos y qué es lo que se puede esperar en lo futuro.... Podemos estar seguros de que todo lo que vendrá aún se cumplirá en su orden." -Elena G. de White,La Educación, pág. 174; La Fe Por La Cual Vivo, pág. 170, párr. 4.

Dios es Soberano.

El usó a su Hijo para que fuera el que comunicara sus designios y Él (Cristo), estuvo envuelto con el pueblo hebreo en toda su trayectoria con los patriarcas, y en el desierto, y hasta que vino en ropa humana.

1° PEDRO 1:10-11. "Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta salvación, escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos."

"Por encima de las confusiones de la tierra Dios está en su trono; todas las cosas están abiertas a su divina mirada; y desde su grande y serena eternidad ordena lo que a su providencia le parece mejor." -Elena G. de White, El Ministerio de Curación, pág. 397; La Fe Por La Cual Vivo, pág. 44, párr. 4.

¿Se apareció Cristo en el Antiguo Testamento usando el nombre de Su Padre Dios?

¡Si; este es el caso! Cristo es el Ángel de Yahweh del desierto.

Notemos,

ÉXODO 23:20-23. "He aquí yo envío mi Ángel delante de ti para que te guarde en el camino, y te introduzca en el lugar que yo he preparado. Guárdate delante de él, y oye su voz; no le seas rebelde; porque él no perdonará vuestra rebelión, porque mi nombre está en él. Pero si en verdad oyeres su voz e hicieres todo lo que yo te dijere, seré enemigo de tus enemigos, y afligiré a los que te afligieren. Porque mi Ángel irá delante de ti, y te llevará a la tierra del amorreo, del heteo, del ferezeo, del cananeo, del heveo y del jebuseo, a los cuales yo haré destruir."

Observemos ahora lo que Cristo declaró,

JUAN 5:43-44. "Yo he venido en nombre de mi Padre, y no me recibís; si otro viniere en su propio nombre, a ése recibiréis. ¿Cómo podéis vosotros creer, pues recibís gloria los unos de los otros, y no buscáis la gloria que viene del Dios único?

Finalmente, notemos que Elena White nos informa que Cristo usó el nombre de su Padre Dios,

"A través de todas las páginas de la historia sagrada, donde está registrada la relación de Dios con su pueblo escogido, hay huellas vivas del gran Yo Soy. Nunca dio el Señor a los hijos de los hombres más amplias revelaciones de su poder y gloria que cuando fue reconocido como único soberano de Israel y dio la ley a su pueblo. Había allí un cetro que no era empuñado por manos; y las majestuosas manifestaciones del invisible Rey de Israel fueron indeciblemente grandiosas y temibles." -Elena G. de White, La Maravillosa Gracia de Dios, pág. 43, párr. 2.

"Cristo estaba usando el gran nombre de Dios que fue dado a Moisés para expresar la idea de la presencia eterna. (Véase Éxodo 3:14.) Isaías también vio a Cristo, y sus palabras proféticas están llenas de significado. ... Hablando por él, el Señor dice: "Yo Jehová, Dios tuyo, el Santo de Israel, soy tu salvador. ... No temas porque yo estoy contigo. ... Yo, yo Jehová, y fuera de mí no hay quien salve. ... Vosotros, pues, sois mis testigos, dice Jehová, que yo soy Dios. Aún antes de que hubiera día, yo era; ... Yo Jehová, Santo vuestro, Creador de Israel, vuestro Rey". (Isaias 43:3-15.).... Cuando Jesús vino a nuestro mundo, se proclamó a sí mismo: "Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí". (Juan 14:6.)....Debe creerse en el Señor y debe servírselo como al gran 'YO SOY', y debemos confiar implícitamente en él." -Elena G. de White, Carta 119, 1895; A Fin de Conocerle, pág. 14, parr. 4.

"En todas estas revelaciones de la presencia divina, la gloria de Dios se manifestó por medio de Cristo. No sólo cuando vino el Salvador, sino a través de todos los siglos después de la caída del hombre y de la promesa de la redención, 'Dios estaba en Cristo reconciliando el mundo a sí'. (2° Corintios 5:19.) Cristo era el fundamento y el centro del sistema de sacrificios, tanto en la era patriarcal como en la judía. Desde que pecaron nuestros primeros padres, no ha habido comunicación directa entre Dios y el hombre. El Padre puso el mundo en manos de Cristo para que por su obra mediadora redimiera al hombre y vindicara la autoridad y santidad de la ley divina. Toda comunicación entre el cielo y la raza caída se ha hecho por medio de Cristo. Fue el Hijo de Dios quien dio a nuestros primeros padres la promesa de la redención. Fue él quien se reveló a los patriarcas... Fue él quien dio la ley a Israel. En medio de la terrible gloria del Sinaí, Cristo promulgó a todo el pueblo los diez mandamientos de la ley de su Padre, y dio a Moisés esa ley grabada en tablas de piedra." -Elena G. de White, La Maravillosa Gracia de Dios, pág. 43, parr. 3; Patriarcas y Profetas, págs. 381-383.

Es claro entonces que, debido a que el Padre, antes y después de la caída del hombre en el pecado, comisionó a Su Hijo para que fuera el intermediario con la humanidad y, por ende, con el pueblo hebreo, Cristo usaba el nombre de su Padre, y a veces hasta se confunden las imágenes aparecidas en la antiguedad.

Por eso, no hay ninguna contradicción en que debemos creer "en el Señor y debe servírselo como al gran 'YO SOY', y debemos confiar implícitamente en él", pues, "el que ha visto" a Cristo, "ha visto al Padre" (Juan 14:9).

No confundir la distinción que hay entre ambos, Dios y Su Hijo; y recordemos, las palabras no son las inspiradas, sino el profeta mismo; la Escritura es el resultado de la inspiración de Dios que recibió el profeta (2° Timoteo 3:16).  

De modo que a medida que una versión puede cambiar la expresión, a veces debido a nuevos descubrimientos en el texto original, también podría cambiar su entendimiento, o forma de expresarlo.

¡Bendiciones!   


:: Descargar el tema en PDF ::